Estás en: TuAbogadoDefensorAbogados de jubilaciones y pensiones : Autónomos, sacerdotes y artistas

Abogados de jubilaciones y pensiones : Autónomos, sacerdotes y artistas

La Jubilación en España

la jubilacionLa Jubilación es la situación jurídica que señala legalmente, conforme a lo establecido en la Ley, la fecha a partir de la cual, un ciudadano español o extranjero residente, tiene derecho a percibir una prestación contributiva, en función de su edad y del período de tiempo cotizado.

Durante 2014, la edad ordinaria de jubilación es:

  • De 65 años, si se tienen cotizados 35 años y 6 meses o más.
  • De 65 años y 2 mes, si se tienen cotizados menos de 35 años y 6 meses.
  • Dichas edades se irán modificando paulatinamente hasta el año 2027.

La modalidad contributiva que, básicamente, es la que se financia mediante cotizaciones o aportaciones directamente efectuadas al sistema por los propios trabajadores y por la empresa o empresas en las que prestan servicios, supone el reconocimiento de una renta mensual y pública de sustitución que se destina a compensar la pérdida de ingresos profesionales determinada por la cesación, total o parcial en la prestación de servicios, al cumplimiento de una determinada edad.

El beneficiario de las pensiones de jubilación en su modalidad contributiva es quién, con carácter general, cesa en su vida laboral activa al cumplimiento de una determinada edad, acreditando una serie de cotizaciones.

La mayoría de estos elementos tradicionalmente configuradores de la situación protegida han sido difuminados o relativizados por el legislador.

Respecto de la edad : aunque sigue existiendo la denominada edad ordinaria de jubilación , también existe la posibilidad de jubilarse previamente mediante distintas modalidades de jubilación anticipada; e incluso en edades posteriores a la ordinaria, existiendo medidas que promocionan la demora en la jubilación.
También existen otras edades en las que el trabajador puede tener determinados derechos, cuando cumple con determinados requisitos.

Clases de Jubilación


La jubilación anticipada

Jubilación anticipada a partir de los 60 años por tener la condición de mutualista.
Jubilación anticipada a partir de los 61 años sin tener la condición de mutualista.


La jubilación flexible

Permite compatibilizar el percibo de la pensión de jubilación ya causada, y los servicios sociales, sanitarios, médicos y farmacéuticos inherentes a la condición de pensionista, con la realización de un trabajo a tiempo parcial , dentro de los límites de jornada fijados desde el 17-3-2013 con carácter general, entre un 25% y un 50% .


La jubilación parcial

Permite a los trabajadores por cuenta ajena en activo que acuerden con su empresario reducir la jornada y el salario accediendo simultáneamente a la condición de pensionista de jubilación, también a los efectos de prestaciones médicas y farmacéuticas. De manera, que compaginan la percepción de una jubilación parcial y los ingresos salariales procedentes de la actividad que pasan a desarrollar a tiempo parcial.

Por último, también el trabajador autónomo al cumplir con los requisitos de edad y cotización y como no voluntad, tiene derecho a una pensión.


Jubilación de trabajadores afectados por una discapacidad igual o superior al 45% o al 65%

El coeficiente del 0,25, en los casos en que el trabajador tenga acreditado un grado de discapacidad igual o superior al 65%.
El coeficiente del 0,50, en los casos en que el trabajador tenga acreditado un grado de discapacidad igual o superior al 65% y acredite la necesidad del concurso de otra persona para la realización de los actos esenciales de la vida ordinaria.

La edad mínima de jubilación de las personas afectadas, en grado igual o superior al 45 por ciento, por una discapacidad de las enumeradas en el apartado anterior, será, excepcionalmente, la de 56 años (a partir de 01-01-12).


La jubilación del trabajador autónomo

Durante 2014, la edad ordinaria de jubilación es:

De 65 años, si se tienen cotizados 35 años y 6 meses o más.

De 65 años y 2 mes, si se tienen cotizados menos de 35 años y 6 meses.

No obstante, en atención a la naturaleza tóxica, peligrosa o penosa de la actividad ejercida, y en los términos que reglamentariamente se establezcan, aún pendientes de desarrollo, los trabajadores autónomos afectados que reúnan las condiciones establecidas para causar derecho a la pensión de jubilación, con excepción de la relativa a la edad, pueden acceder a la jubilación anticipada, en los mismos supuestos y colectivos para los que esté establecido dicho derecho respecto de los trabajadores por cuenta ajena.
En este sentido, se entienden comprendidos los trabajadores autónomos con discapacidad en las mismas condiciones que los trabajadores por cuenta ajena.

Sobre la posibilidad de acceso a la jubilación anticipada de un trabajador que tuviera la condición de mutualista a 1-1-1967 y que reuniera cotizaciones en diversos regímenes y que, por aplicación de las normas de cómputo recíproco, la pensión de jubilación deba reconocerse de acuerdo con las normas del RETA, siempre que se acredite el requisito de edad en alguno de los demás regímenes que se hayan tenido en cuenta para la totalización de los períodos de cotización.

La Jubilaciónes y pensiones de sacerdotes o miembros del clero

La Conferencia Episcopal Española, para dar cumplimiento al deseo y mandato del Concilio Vaticano II de proveer suficientemente a la seguridad económica de los sacerdotes ancianos y enfermos, logró la inserción del clero diocesano en el ámbito de aplicación del Régimen General de la Seguridad Social en 1977. A los efectos de su inclusión en la Seguridad Social, el clero diocesano queda asimilado a los “trabajadores por cuenta ajena”. En todos los demás aspectos y fundamentalmente en su relación con la Diócesis, tiene plena vigencia la legislación canónica.

Como se señala por los diversos Arzobispados y Obispados en España, ser sacerdote no es una profesión. El presbítero es una vocación, marcado con el “carácter” sacramental, al servicio de la evangelización, vinculado sacramentalmente al Obispo y a su presbiterio. Todo esto de por vida. El sacerdote puede jubilarse sólo de tareas, de encargos y responsabilidades que superan su fuerza y capacidad; pero mientras viva sigue ejerciendo de una u otra manera el ministerio sacerdotal, cosa que no podemos olvidar a la hora de pensar en la jubilación de los presbíteros.

La Iglesia ha establecido una normativa canónica sobre la edad de los sacerdotes a la hora de cesar en el oficio eclesiástico.

El canon 538, 3 del Código de Derecho Canónico dice que: “Al párroco, una vez cumplidos los setenta y cinco años de edad, se le ruega que presente la renuncia al Obispo diocesano, el cual, ponderando todas las circunstancias de la persona y del lugar, decidirá si debe aceptarla o diferirla; el Obispo diocesano ha de proveer a la conveniente sustentación y vivienda de quien renuncie, teniendo en cuenta las normas establecidas por la Conferencia Episcopal”.

El mismo Código en el canon 185 nos dice que “Puede conferirse el título de emérito a aquel que ha cesado en un oficio por haber cumplido la edad o por renuncia aceptada”. Y por último, el canon 186 establece que “la pérdida de un oficio por transcurso del tiempo prefijado o por cumplimiento de la edad sólo produce efecto a partir del momento en que la autoridad competente lo notifica por escrito”.

La legislación universal de la Iglesia sobre la jubilación de los párrocos fue ampliada a todos los sacerdotes por Decreto General de la Conferencia Episcopal Española en la LXII Asamblea Plenaria, de 14-18 de noviembre de 1994, estableciendo que “la jubilación canónica de los presbíteros procederá según la legislación prevista en el canon 538.3 para los párrocos”. Esta disposición legal, una vez recibida la necesaria recognitio de la Santa Sede, por Decreto de la Congregación para los Obispos de fecha 10 de marzo de 1995, y publicada en el Boletín Oficial de la Conferencia Episcopal Española, número 46, de 18 de abril de 1995 (p. 51-54), obliga a todas las Diócesis españolas.

Ante la distinta edad prevista en la legislación canónica y en la civil – 65 años- la Conferencia Episcopal Española elevó consulta a la Dirección General de Ordenación Jurídica y Entidades colaboradoras de la Seguridad Social sobre la compatibilidad de percepción de la pensión de jubilación civil y el ejercicio del ministerio pastoral. De la respuesta de la citada Dirección General, se deduce que es compatible la percepción de la pensión de jubilaciones y pensiones civiles y el ejercicio del ministerio pastoral, siempre que por este último no se perciba la dotación base para la sustentación. En otras palabras: se puede acceder a los beneficios de la jubilación civil, sin que ello suponga necesariamente la jubilación canónica, que seguirá regulándose por la legislación de la Iglesia.

Jubilaciones y pensiones de marineros y trabajadores del mar

La reducción de la edad de jubilación de los trabajadores del mar

La edad mínima establecida para la percepción de la pensión de jubilación en el artículo 37.3 del texto refundido de las Leyes 116/1969, de 30 de diciembre, y 24/1972, de 21 de junio, por el que se regula el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar, aprobado por el Decreto 2864/1974, de 30 de agosto, será reducida para las actividades que se señalan a continuación mediante la aplicación de la siguiente escala de coeficientes reductores:

Marina Mercante. Trabajos a bordo de los siguientes tipos de embarcaciones:

Petroleros, gaseros, quimiqueros, buques «Supply» y buques del Instituto Social de la Marina: 0,40.

Buques de carga, remolcadores de altura, plataformas petrolíferas y de gas, buques de investigación oceanográfica y pesquera, embarcaciones y buques de salvamento y lucha contra la contaminación: 0,35.

Buques mixtos de carga y pasaje: 0,30.

Buques de pasaje de más de 1.500 arqueo bruto (GT) y embarcaciones de tráfico interior de puertos, excepto embarcaciones menores de pasaje de tráfico interior de puertos: 0,25.

Buques de pasaje de hasta 1.500 arqueo bruto (GT) y embarcaciones menores de pasaje de tráfico interior de puertos: 0,20.

Pesca. Trabajos de cualquier naturaleza a bordo de los siguientes tipos de embarcaciones:

Congeladores, bacaladeros y parejas de bacaladeros, balleneros: 0,40.

Arrastreros de más de 250 toneladas de registro bruto (TRB): 0,35.

Embarcaciones pesqueras mayores de 150 toneladas de registro bruto (TRB), no incluidas en los grupos anteriores: 0,30.

Embarcaciones pesqueras de más de 10 y hasta 150 toneladas de registro bruto (TRB), no incluidas en los grupos anteriores: 0,25.

Embarcaciones pesqueras de hasta 10 toneladas de registro bruto (TRB): 0,15.

Estibadores portuarios. Trabajos correspondientes a las actividades que integran el servicio portuario básico de carga, estiba, desestiba, descarga y transbordo de mercancías, relacionadas en el artículo 85.1 de la Ley 48/2003, de 26 de noviembre, de régimen económico y de prestación de servicios de los puertos de interés general, o en el correspondiente de la legislación vigente en cada momento: 0,30.

A los efectos previstos en este real decreto se considera estibador portuario al trabajador que preste sus servicios por cuenta y bajo la dependencia de una empresa estibadora, así como al que preste sus servicios a través de una sociedad estatal de estiba y desestiba, o entidad que la sustituya, de acuerdo con el artículo 2.1.h) del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, o al definido como tal en la legislación vigente en el período correspondiente, cuando realice los trabajos especificados en el párrafo anterior.

Mariscadores, percebeiros y recogedores de algas. Trabajos correspondientes a las actividades de marisqueo, recogida de percebes y recogida de algas: 0,10.

Períodos y actividades computables para la aplicación de los coeficientes reductores y medios de prueba

Únicamente darán derecho a la aplicación de los coeficientes reductores establecidos en el artículo anterior los períodos de vida laboral que impliquen un trabajo efectivo en cada una de las actividades mencionadas en aquél. Asimismo, se considerarán incluidos en dichos períodos de vida laboral los períodos de desembarco debidos a enfermedad y accidente, así como vacaciones, permisos u otras licencias retribuidas que procedan de conformidad con lo establecido en la legislación laboral aplicable.

La prueba de los servicios profesionales que determinan la reducción de la edad mínima para causar la pensión de jubilación se efectuará mediante los documentos de afiliación, altas, bajas y cotización, los historiales de navegación del personal titulado, las libretas marítimas, los roles y, en defecto de la documentación anterior, las certificaciones de la autoridad marítima competente, cuando proceda, o, en el caso de los mariscadores, percebeiros y recogedores de algas, mediante el permiso expedido por la comunidad autónoma correspondiente.

Trabajos a bordo de embarcaciones extranjeras

El tiempo servido por marinos españoles a bordo de embarcaciones extranjeras abanderadas en países con los que exista instrumento internacional de Seguridad Social aplicable a los trabajadores del mar será tenido en cuenta a los efectos de reducción de la edad de jubilación en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar, si se acreditara de forma suficiente, únicamente si la pensión de jubilación correspondiente a cargo de la Seguridad Social española se calcula totalizando los períodos asegurados en España y los acreditados a efectos de Seguridad Social en el país con el que exista instrumento internacional de Seguridad Social.

En el supuesto de que la pensión de jubilación se calcule aplicando exclusivamente la legislación interna española, por no ser necesario para alcanzar el derecho a la pensión acudir a los periodos acreditados a efectos de Seguridad Social en otro país con el que exista instrumento internacional de Seguridad Social, los períodos servidos en las embarcaciones extranjeras y acreditados a efectos de Seguridad Social en el respectivo país sólo serán tenidos en cuenta a los efectos de reducción de la edad de jubilaciones y pensiones si durante ellos se mantuvo la cotización a la Seguridad Social española mediante la suscripción de un convenio especial.

El tiempo servido por marinos españoles a bordo de embarcaciones extranjeras abanderadas en países con los que no exista instrumento internacional de Seguridad Social aplicable a los trabajadores del mar será tenido en cuenta a los efectos de reducción de la edad de jubilación en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar, si se acreditara de forma suficiente, siempre que dichos trabajadores tengan suscrito durante dicho período un convenio especial con el Instituto Social de la Marina.

La jubilación de artistas (actores, cantantes, figurantes,…)

La creación artística, en cuanto actividad personal y, sobre todo en cuanto medio de vida y de obtención de ingresos, genera relaciones sociales y económicas con otras personas o empresas, con la consiguiente preocupación para el ordenamiento jurídico; tales relaciones,  podrán alcanzar incluso las notas características de la relación laboral, por lo que la actividad artística, como tantas otras, podrá tener también la oportunidad, para ser más concretos, de ser abordada por normas de ese carácter, como efectivamente ha venido sucediendo desde hace ya bastante tiempo.

La jubilación se rige por las normas comunes del Régimen General de la Seguridad Social con ciertas variaciones.

El tope máximo de las bases de cotización, en razón de las actividades realizadas por un artista, para una o varias empresas, tendrá carácter anual y quedará integrado, para las contingencias comunes, por la suma de las bases mensuales máximas correspondientes a cada grupo de cotización en que esté encuadrado el artista, y para accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y demás conceptos de recaudación conjunta, por el límite máximo absoluto vigente en cada momento.

Herramientas útiles para calcular la pensión jubilación

  1. Pensión de jubilación

    Aplicación web para calcular la pensión de jubilación. Proporcionada por el Ministerio de Empleo