Delito de agresión sexual y violación

delito de agresión sexual y violanción

 


El delito de agresión sexual es el delito cometido contra la libertad sexual de una persona, y dentro de dicho delito la violación es el mismo delito de agresión sexual cometido contra la voluntad de la víctima mediante el acto sexual inconsentido propiamente dicho o también realizado mediante la introducción de objetos en sus órganos sexuales.

El delito agresión sexual y violación

El delito de agresión sexual, se contempla en el artículo 178 del Código Penal, como un atentado contra la libertad sexual de otra persona, de la siguiente forma:

“El que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación…”

Libertad sexual significa libre disposición por la persona de sus propias capacidades y potencialidades sexuales, y esto tanto en su comportamiento particular como en su comportamiento social; o lo que es lo mismo, la facultad de disponer del propio cuerpo o el ejercicio libre de la sexualidad.

El tipo de agresiones sexuales del artículo 178 CP castiga la implicación de una persona en una práctica de naturaleza sexual, en sentido amplio, en contra de su voluntad, con violencia o intimidación.

Puede interpretarse la violencia como toda energía física exterior a la víctima que proyectada inmediatamente sobre ésta, la determina a realizar o padecer un determinado acto sexual, por haber vencido su resistencia seria y continuada.

La indeterminación de la redacción típica fue interpretada como “todo comportamiento lúbrico”, realizado con violencia o intimidación y no consentido por la víctima, caracterizado como “agresivo”; conducta que se caracteriza de manera negativa frente a las agresiones sexuales cualificadas del artículo 179 CP y frente a los abusos, tanto por el comportamiento sexual, como por los medios.

El contacto corporal en el delito de agresión sexual

Quedan excluidos del tipo del artículo 178 CP los contactos corporales del sujeto activo (autor) consigo mismo o con un tercero, determinando simplemente a la víctima a contemplarlos, en vivo o por medio de instrumentos técnicos.

Tampoco constituirán actos típicos (penados) los casos en que el sujeto activo (autor) consiga que la víctima exhiba, generalmente desnuda, todo su cuerpo o determinadas partes de él, sin mediar contactos corporales sobre aquélla.

Igualmente, se exceptúan de los tipos de agresiones sexuales las conductas de voyerismo, en las que el sujeto activo se reduce a contemplar o mirar ocultamente partes corporales de la víctima, o actividades que ésta desarrolla en su ámbito privado.

Finalmente, quedan al margen de la tipicidad del artículo 178 CP los casos de fetichismo, consistentes, por ejemplo, en obligar a su víctima con intimidación a que le entregue una prenda íntima al agresor.

Asimismo, quedan fuera del ámbito de tipicidad las conductas mediante las que un sujeto impide a otro, con violencia, tener una relación sexual que desea.

La consumación del delio de agresión sexual

De acuerdo con la estructura del tipo penal del artículo 178 del CP descrita, para la consumación del delito de agresión sexual será preciso que llegue a tener lugar efectivamente la acción sexual propiamente dicha, es decir, el contacto corporal sobre la víctima.

De lo contrario, estaremos ante una tentativa. Así lo considera la doctrina jurisprudencial, para la cual el delito de agresión sexual del artículo 178 CP se consuma cuando el autor lleva a cabo el atentado contra la libertad sexual, con violencia o intimidación, aunque no consiga una satisfacción erótica.

la acción típica en el delito de agresión sexual consiste en “atacar” la indemnidad sexual del menor de trece años”, por supuesto “con violencia o intimidación”.

En segundo término, sólo van a constituir agresiones sexuales típicas aquellos actos que sean de carácter sexual, es decir, que representen una manifestación del instinto sexual, o dicho con otras palabras, toda acción mediante la que el autor pretende involucrar a otra persona en un contexto sexual. Por ejemplo, tocar pechos o genitales a una mujer mediante violencia.

La tentativa en el delito de agresión sexual

Para el inicio de la ejecución, es decir, de la tentativa basta con la realización de los actos de la zona periférica del tipo de acuerdo con el criterio objetivo-formal sugerido ya por Beling y aceptado por amplios sectores de la doctrina.

No obstante, para que un acto periférico de violencia o de intimidación pueda ser calificado como tentativa de este delito, será necesario atender al plan del autor, dada la relación típica de medio a fin en que se encuentran la violencia o la intimidación respecto del atentado sexual propiamente dicho.

Es conveniente afirmar que la tentativa será admitida en su modalidad de tentativa inacabada ya que en los delitos de mera actividad la tentativa acabada equivale a la consumación, dado que implica la ejecución de todos los hechos que objetivamente deberían producir el resultado.

El delito de violación como tipo de agresión sexual

La violación es la máxima intensidad del ataque a la libertad sexual dependiendo de la existencia de violencia o intimidación (art. 179).

Acceso carnal es penetración del miembro sexual masculino por tres vías: vaginal, anal o bucal y, tras las reformas operadas por las Leyes Orgánicas 11/1999 y 15/2003, también integran la conducta típica la introducción de miembros corporales u objetos, por algunas de las dos primeras vías.

El delito de violación se tipifica en el artículo 179 CP, con el siguiente contenido literal:

“Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal, por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías…”

El acceso carnal como “la penetración del órgano genital de un varón en la vagina, el ano o la boca de otra persona, mediando violencia o intimidación”.

No obstante, aunque la redacción típica admitiría los casos de “violación inversa”, esto es, cuando el sujeto activo es femenino y el sujeto pasivo masculino, así como aquellos en que una mujer realiza prácticas fricativas sobre otra mujer, o aquellos otros en los que la mujer (o el hombre) se hacen penetrar, mediante violencia o intimidación, por un hombre.

La introducción de objetos como agravante

La segunda modalidad típica del delito contenido en el artículo 179 CP viene constituida por la introducción de objetos por las vías vaginal o anal, englobando tanto los supuestos en que el sujeto activo introduce al sujeto pasivo los objetos en contra de su voluntad, como los casos en que el autor obliga a la víctima, sin su anuencia, a introducirse objetos sobre su propio cuerpo.

En este apartado el legislador equipara legalmente la introducción de miembros corporales u objetos por las cavidades vaginal o anal, aumentando así su contenido de injusto específico, comparándolo con los accesos carnales anteriormente descritos.

Que dice la jurisprudencia sobre agresión sexual

En una reciente Sentencia Nº 898/2016 del Tribunal Supremo, Sala 2ª, de lo Penal de 30 de noviembre de 2016, dice que, la declaración de la víctima, según ha reconocido en numerosas ocasiones la jurisprudencia de este Tribunal Supremo y la del Tribunal Constitucional (vd. STS 210/2014, de 14 de marzo, cuya estructura y fundamentación seguimos, y las que allí se citan), puede ser considerada prueba de cargo suficiente para enervar la presunción de inocencia, incluso aunque fuese la única prueba disponible, lo que es frecuente que suceda en casos de delitos contra la libertad sexual, porque al producirse generalmente los hechos delictivos en un lugar oculto, se dificulta la concurrencia de otra prueba diferenciada. Se desestima el recurso de casación.

 

La información contenida en esta web sobre el delito de agresiones sexuales y/o violación trata de estar al día, pero no obstante recomendamos acudir siempre a los textos legales oficiales o consúltenos.

ABOGADOS PENALISTAS ESPECIALISTAS EN DELITOS DE AGRESIÓN SEXUAL
Si necesita un abogado penalistas especialista en delito de agresión sexual

CONTACTE CON NOSOTROS