Reputación online

reputación online

 

 

La reputación online

La reputación online, es la consideración o la opinión o el prestigio o estima que se tiene a alguien o que es tenido por alguien, y se aplica tanto a personas como empresas, siendo hoy día con la potencia de Internet una cuestión importante, el mantener y defender esa reputación.

La reputación online no es lineal a lo largo del tiempo o puede no serlo, la construcción de una reputación en el ámbito de la empresa es muy importante, a un click se encuentra toda la información personal que dibuja la vivencia de las personas o de las empresas.

La facilidad de localización de fotos e información personal en Internet

Es fácilmente localizable en Internet la información personal, tanto lo que es expuesto mediante la palabra, como mediante las fotografías o los vídeos, el perfil personal de una persona, se puede averiguar, donde se estudió, donde se realizaron los cursos, las aficiones, los viajes, etc.

Toda esa enorme cantidad de información personal, va conformando la reputación en Internet o reputación online, con independencia del momento en que es generada, ya que cada acción que se realiza en el mundo de Internet deja huella que puede ser localizada y tratada de forma independiente y ajeno a la voluntad de la propia persona o del interesados y de forma asíncrona ya que Internet no permite fácilmente el olvido asociado al transcurso del tiempo.

La construcción de la reputación online

La reputación en Internet tanto de una persona física como de una empresa, depende de muchos factores, que dependen de tener un objetivo claro por parte del propio interesado o interviniente.

Información generada por el interesado:

Es importante el modo en que una persona o empresa se muestra en Internet, bien a través de una página web, blog, faceboock, linkedin, twitter, etc, es diferente, como es lógico, mostrar la actividad de una empresa que tiene unos objetivos concretos a una persona, que muestra su biografía al mundo virtual, sin tener en cuenta la intimidad que debe preservar.

Información generada por terceros:

Es información que puede ser generada por elementos externos al sujeto, como puede ser medios de comunicación, artículos de opinión, boletines oficiales, etc., que han podido trascender por algún motivo que aún cuando es externo al interesado, está relacionado con él de alguna forma, y que puede tener un efecto positivo o negativo en él, como puede ser un boletín oficial del municipio en el que se consigne una deuda municipal, una deuda con Hacienda o con la Seguridad Social, un requerimiento determinado.

Puede ocurrir que el buscador posicione mejor la información negativa o perjudicial que la positiva o que incluso la negativa no guarde complemento de dicha información negativa.

Información generada por el entorno relacional del interesado:

Las relaciones personales o profesionales, pueden afectar y afectan a la reputación online, la realización de un comentario inadecuado definen la imagen que se muestra a los demás, permaneciendo en el tiempo y perdurando sin límites, está ocurriendo con muchos buscadores de impacto comercial como es, por ejemplo tripadvisor.es que es una red de búsqueda y calificación de hoteles, restaurantes, bares, etc., relacionado con el mundo de la hostelería y que provoca una calificación sin límites del mundo hostelero y que con los comentarios de usuarios pueden atraer ventas o al contrario.

La construcción de la marca personal en Internet y el personal branding

El manejo de la construcción de una reputación online, no solo es esencial desde el punto de vista personal, sino también del mundo profesional y de la empresa, el personal branding se ha convertido en una nueva profesión, para la construcción de una personalidad y del futuro personal, social y profesional.


El personal branding, o en su caso la persona que construya una imagen de marca y realice el diseño y construcción de la reputación con los contenidos publicados por el mismo o por terceros que afectan a la reputación es limitado, aún cuando la mayoría de los usuarios de Internet piensan que controlan su reputación online.

Según un estudio de Microsoft  para el mercado español, basado en una encuesta a 500 adultos usuarios de Internet entre 18 y 74 años, el 18% de los mismos, consideró que tiene un control total sobre su reputación online y un 58% adicional piensa que ejerce mucho control.

La suplantación de la identidad digital

La suplantación de identidad digital o en Internet, es utilizar un perfil falso de una persona, bien jugando con la confusión al utilizar nombres de usuarios similares o incluso imágenes de perfil de persona suplantada, creando perfiles falsos, utilizando datos personales del suplantado o de la víctima, o accediendo de forma no autorizada al perfil del suplantado en un servicio de Internet para hacerse pasar por él o ella.

Ejemplo de suplantación de identidad en Internet

Un ejemplo de suplantación de identidad, puede ser cuando una persona en una cuenta de Faceboock o Twitter, cuando uno se dispone a entrar en su cuenta e introduce sus datos, la contraseña aparece como no válida y el acceso se deniega, pero la preocupación puede ser mayor cuando se realice una búsqueda del nombre propio del interesado en el buscador de la red social y se descubre que alguien se está haciendo pasar por él o ella, publicando comentarios en su nombre.

El falso perfil en redes sociales

Este falso perfil, ha accedido y ha cambiado la contraseña para que su legítimo dueño no pueda acceder a su perfil.

En estos casos hay que estudiar muy bien la situación de vulneración de los derechos del individuo, derecho al honor y propia imagen, así como a la protección de datos personales.

El objetivo del delincuente online

El objetivo del “delincuente online” o cyber-delincuente es diverso, puede ser dañar la imagen de una persona o empresa, con un fin de provocar un daño moral o incluso un daño patrimonial si se trata de una empresa y por consiguiente la reputación online, pero también existen otros objetivos, como robar la información personal, como paso previo para cometer ataques de estafa informática o fraude informático en las cuentas financieras, envío de correo o spam o incluso divulgación de información falsa o descalificadora.

Todo ello provoca a la víctima de la que han suplantado la identidad que se muestre una imagen distorsionada de si mismo en Internet, pudiendo ser víctima de burlas, insultos o amenazas, descrédito, pérdidas económicas, etc.

El daño reputacional por publicaciones falsas

En muchos casos en Internet, en aplicación de la libertad de expresión, pueden aparecer informaciones erróneas, sin un propósito de daños o malintencionado, pero también pueden aparecer información manifiestamente falsa, con el ánimo de injuriar o de calumniar, imputando hechos falsos o incluso delitos no cometidos o falsos, constituyendo un ataque contra el honor y reputación de la personas o víctima de estos ataques.

Con carácter general los proveedores del servicio, como los blog o red social o incluso páginas web abiertas a comentarios, no son responsables directos de los contenidos efectuados por terceros y solo pueden actuar retirándolos o bloqueándolos cuando tengan un conocimiento efectivo de los mismos, para ello, deben de disponer de unos canales de denuncias a disposición de los usuarios.

Reacciones frente a ataques a la reputación online

Los proveedores de servicios de Internet, con carácter general, (Google, Faceboock, Twitter, etc.) disponen de canales de denuncias con la finalidad de salvaguardar los derechos de los usuarios y de terceros ajenos al servicio, por lo que cualquier persona que considere que sus datos personales o información personal se ha utilizado indebidamente, puede solicitar o hacer valer los derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición (derechos ARCO de la Ley de Protección de datos) ante el prestador del servicio.

¿Que hacer por parte del usuario?

Para ello, el interesado deberá dirigirse prioritariamente al origen de la publicación, y en el caso de que la información no desaparezca de la memoria caché de los buscadores o siga en las webs de terceros, deberá dirigirse ante el buscador o ante los que hayan indexado la información.

En el caso de que la información que aparezca, sea constitutiva de delito, denunciar los hechos ante la autoridad competente y esperar la actuación policial o judicial y requerir expresamente al proveedor el bloqueo de la información anunciando posibles acciones legales contra dicho proveedor.

ABOGADOS ESPECIALISTAS EN REPUTACIÓN ONLINE
Si necesita un abogado para reclamaciones sobre reputación online

CONTACTE CON NOSOTROS