Delito de desórdenes públicos

Delito de desórdenes públicos

Delito de desórdenes públicos

El delito de desórdenes públicos es aquel delito que se comete con carácter general, en grupo, alterando la convivencia o la paz ciudadana, con violencia, amenazas o intimidación.

El tipo del delito

La acción típica de este delito es el actuar en grupo, aunque también puede realizarse de una forma individual, y otra subjetiva: hacerlo con el fin de alterar la paz pública. La cantidad de personas que constituyen grupo no lo explica la ley y serán los Jueces quienes terminen perfilando este tipo penal.

La configuración del delito en el Código Penal

El Código Penal en su artículo 557 establece lo siguiente:

«Quienes actuando en grupo o individualmente pero amparados en él, alteraren la paz pública ejecutando actos de violencia sobre las personas o sobre las cosas, o amenazando a otros con llevarlos a cabo, serán castigados con una pena de seis meses a tres años de prisión.

Estas penas serán impuestas sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los actos concretos de violencia o de amenazas que se hubieran llevado a cabo.

Con las mismas penas se castigará a quienes actuaren sobre el grupo o sus individuos incitándoles a realizar las acciones descritas en el apartado anterior o reforzando su disposición a llevarlas a cabo.»

El dolo específico del delito

El dolo específico consiste en la finalidad de alterar la paz pública y por consiguiente, aleja esta figura de todo parentesco con la rebelión y la sedición, aunque exista el común de la pluriactividad y el uso de fuerza o violencia.

Es un delito de resultado porque tiene que producirse la efectiva alteración del orden público, consumándose la infracción desde el momento en que se evidencian lesiones a las personas, o daños en las cosas. Ello quiere decir que la simple agrupación de personas, turbando la paz social no consumará este delito hasta tanto no se haya causado alguna de las consecuencias nocivas que describe el tipo.

El delito agravado de desórdenes públicos

El delito agravado de desórdenes públicos se tipifica en el artículo 557 bis del Código Penal, de la forma siguiente:

Los hechos descritos en el artículo anterior serán castigados con una pena de uno a seis años de prisión cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

1.ª Cuando alguno de los partícipes en el delito portare un arma u otro instrumento peligroso, o exhibiere un arma de fuego simulada.

2.ª Cuando el acto de violencia ejecutado resulte potencialmente peligroso para la vida de las personas o pueda causar lesiones graves. En particular, están incluidos los supuestos de lanzamiento de objetos contundentes o líquidos inflamables, el incendio y la utilización de explosivos.

3.ª Cuando los hechos se lleven a cabo en una manifestación o reunión numerosa, o con ocasión de alguna de ellas.

4.ª Cuando se llevaren a cabo actos de pillaje.

5.ª Cuando el autor del hecho se prevaliera de su condición de autoridad, agente de ésta o funcionario público.

6.ª Cuando se lleven a cabo con ocultación del rostro y así se dificulte la identificación de sus autores.

Estas penas serán impuestas sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los actos concretos de violencia, amenazas o pillaje que se hubieran llevado a cabo.

En los apartados descritos se observan lo que motiva la agravación del tipo penal, bien por portar armas, bien por actos de pillaje, bien por prevalerse de condición de autoridad.

Otro tipo del delito agravado

En el artículo 559 del Código Penal se tipifica el delito de desórdenes públicos cuando se difundan mensajes o consignas de la forma siguiente:

La distribución o difusión pública, a través de cualquier medio, de mensajes o consignas que inciten a la comisión de alguno de los delitos de alteración del orden público del artículo 557 bis del Código Penal, o que sirvan para reforzar la decisión de llevarlos a cabo, será castigado con una pena de multa de tres a doce meses o prisión de tres meses a un año.

El delito de desórdenes públicos contra las instituciones

Serán castigados con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses, los que perturben gravemente el orden en la audiencia de un tribunal o juzgado, en los actos públicos propios de cualquier autoridad o corporación, en colegio electoral, oficina o establecimiento público, centro docente o con motivo de la celebración de espectáculos deportivos o culturales.

En estos casos se podrá imponer también la pena de privación de acudir a los lugares, eventos o espectáculos de la misma naturaleza por un tiempo superior hasta tres años a la pena de prisión impuesta.

Fuente de información principal: Art. 557 y ss Código Penal

ABOGADOS ESPECIALISTAS EN DELITO DE DESÓRDENES PÚBLICOS
Si necesita un abogado penalistas especialista en delito de desórdenes públicos

CONTACTE CON NOSOTROS